Simples mortales

Así es, mis queridos faranduleros, los famosos, antes de serlo, también picaron piedra y tuvieron que ingeniárselas para poder sobrevivir en lo que alcanzaban sus sueños de ser estrellas. Para que vean que no todo termina como empieza, aquí les platico a qué se dedicaban nuestros ídolos antes de entrar al mundo del espectáculo.

Mi futuro marido y padre de mis hijos (aunque él aún no lo sepa) Brad Pitt antes de ser el hombre más deseado sobre la tierra, actor y productor, quería dedicarse al periodismo. Esa fue la razón que lo llevó a Los Ángeles, después de terminar su carrera, para probar fortuna. Pero como el dinero no crece de los árboles, tuvo que conseguir trabajo de lo que fuera. Se ganaba sus pesitos haciéndole de chofer de limusinas, repartidor de refrigeradores y hasta botarga de un restaurante mexicano.

rsz_brad

Antes de que todos los hombres sobre la tierra. babearan por las curvas perfectas de Megan Fox, esta reinota se ganaba sus domingos. disfrazada de plátano en una tienda de smoothies. Trabajar en locales de comida fue un recurso muy utilizado por los famosos. Rachel McAdams, quien nos conmovió hasta las lágrimas y nos hizo suspirar por el amor perfecto, en “The Notebook”, trabajó por tres años en un McDonalds. Sandra Bullock, la adorada Miss Simpatía, trabajó como mesera en varios restaurantes en Manhattan. Y ahí mismo, en la ciudad que nuca duerme, las malas lenguas cuentan que Madonna, en sus años mozos, trabajó en un local de donas, del cuál fue despedida porque le echó refresco encima a un cliente. Amy Adams, por su parte, decidió usar sus delicados encantos trabajando de mesera en Hooters.

Aunque ustedes no lo crean, Ashton Kutcher, que pretendía ser ingeniero, decidió dejar los estudios y perseguir su carrera como modelo, por lo que para mantenerse, trabajó como limpiador en una fábrica, y de vez en cuando vendía su sangre. Quien se las ingenió de un modo más glamouroso fue Channing Tatum, que trabajaba como bailarín exótico. Me cae que a este bombonazo, yo sí le ponía sus billetitos en la tanga, tendrán que perdonarme la franqueza faranduleros. Otro que usaba sus encantos, de modo más discreto, que a mí en particular no me enamoran,  era Brendan Fraser, cuando vendía perfumes en una tienda departamental. Y nunca falta el que se pasa de listo como Kanye West, que mientras doblaba ropa en Gap, aprovechaba para clavarse alguna prenda.

rsz_channing

Y también hay los que tuvieron trabajos en verdad extraños, como Whoopi Goldberg, que antes de ganar un Óscar como mejor actriz de reparto en Ghost, trabajaba maquillando muertos y en una línea caliente. Otro ganador de un Óscar, que en sus años de juventud también tuvo un trabajo un tanto tétrico, es Sean Connery que se dedicaba a pulir ataúdes. Quien no está para nada orgulloso de su pasado es Tim Allen, ya que en la década de los 70 se dedicaba a traficar droga. De hecho, a finales de esa misma década, fue detenido en posesión de cocaína y por muy poco se libró de pasar el resto de su vida en la cárcel.

@LocaFarandulera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s